Podar plantas de marihuana

 

En este artículo vamos a hablar de un tema muy importante para todos los cultivadores de marihuana, y es que saber cómo podar plantas de marihuana de forma correcta puede suponer una gran diferencia en la salud de las plantas y sobre todo en el peso final de nuestra cosecha. Te lo explicamos paso a paso con fotos y videos.

 

Como podar plantas de marihuana

 

Ya sea para limitar su altura, para obligar a las plantas a ramificarse, para maximizar la luz recibida, para fortalecer una determinada zona o para mejorar la circulación del aire, los cultivadores expertos saben perfectamente que para sacar el máximo rendimiento a su cultivo deben podar sus plantas de marihuana.

Para realizar la poda minimizando el impacto sobre la planta y reduciendo al máximo el tiempo de recuperación debemos seguir unas pautas concretas. Debemos utilizar instrumentos lo más afilados posibles como cuter, cuchilla de afeitar o tijera de poda y desinfectarlos correctamente con alcohol para evitar la aparición de infecciones. Los cortes que realicemos deben ser limpios y precisos. Es aconsejable aplicar algún producto cicatrizante sobre la herida para acortar el tiempo de recuperación, la cera de abeja es la solución más natural y efectiva.

El momento adecuado para podar plantas de marihuana va a depender del tipo de poda que realicemos, algunas podas hay que realizarlas durante la fase de crecimiento y otras se realizan con las plantas en floración. Como norma general no podaremos nuestras plantas antes de que tengan 4-5 nudos.

Vamos a ver los principales tipos de poda de la marihuana.

 

Poda de bajos o poda baja:

Este tipo de poda nos va a servir tanto para aumentar la cantidad y el peso de los cogollos, como para mejorar la circulación del aire en las zonas bajas del cultivo.

Personalmente te recomiendo utilizarla siempre en cultivo de interior en maceta, la cantidad de ramas podadas va a depender de la variedad y de la altura que tengan las plantas. Piensa que los focos producen una gran cantidad de lúmenes en la zona superior, pero que rápidamente disminuyen al llegar a las zonas bajas de las plantas, por lo que debemos concentrar nuestros cogollos en las zonas superiores para que reciban la mayor cantidad de luz y derivar todos los nutrientes a las partes altas de la planta.

Esta poda se realiza en periodo de crecimiento. En cultivo de interior puedes podar la última semana de crecimiento para dar a la planta unos días de margen para recuperarse antes de entrar en floración. Este tipo de poda se puede combinar con otros tipos como la FIM o la apical.

 

Poda baja

Aquí podéis ver dos plantas de la variedad PainKiller en sus últimos días de crecimiento justo antes de pasar al fotoperiodo de floración. La de la izquierda con una poda de bajos más ligera y la de la derecha con una poda algo más intensa.

 

Poda bajaComo caso extremo estas plantas en cultivo de interior con una gran poda baja.

Poda apical:

Una de las técnicas de poda más utilizadas es la poda apical. Es muy útil para controlar la altura de las plantas y hacer que crezca con varias ramas principales.

En plantas de exterior germinadas a principio de primavera es una técnica de poda perfecta para evitar que las plantas crezcan demasiado en altura y puedan atraer miradas indiscretas. En cultivo de interior es muy utilizada para igualar la altura de las plantas con el fin de facilitar el cultivo y evitar que unas plantas reciban más luz que otras.

 

Poda apical

 

Para hacer la poda apical debemos cortar el ápice superior de la planta, esto hará que la rama central detenga su crecimiento y que las dos ramas justo debajo sean las que alcancen mayor altura. Con esto conseguiremos plantas más anchas y con varias cabezas en vez de una principal. Algunas variedades responden mejor que otras a este tipo de poda, pero realizada en el momento y combinada con una buena poda baja, puede hacer que aumentemos la producción considerablemente.

 

Poda FIM:

La poda FIM es una técnica similar a la poda apical que consiste básicamente en hacer un corte en el ápice superior pero evitando cortar todo el brote entero y dejando una pequeña parte del mismo (entre un 10 y un 25%). Esto no detendrá completamente el desarrollo de la yema principal como en la poda apical, si no que hará que el mismo ápice principal desarrolle varios brotes sobre la misma yema, consiguiendo así varias cabezas (entre 2 y 5) que darán lugar a varios cogollos principales.

 

Poda Fim

Es una técnica de poda que se descubrió por error al tratar de hacer una poda apical, de ahí su nombre en inglés FIM (Fuck I missed!!) y que si se realiza correctamente puede dar lugar a hermosas plantas con numerosas cabezas que pueden llegar a dar producciones sorprendentes.

A continuación podéis ver una serie de fotografías que explican todo el proceso:

 

Poda FIM

 

Súper Cropping:

Aunque esta técnica no es una poda como tal, puede ser una opción muy interesante para aumentar la producción de tus plantas.

El Súper Cropping consiste en pellizcar ligeramente el tallo con dos dedos hasta notar que las fibras se rompen y (sin dejar de apretar) doblar la rama unos 90 º hacia fuera. Esto va a producir un callo en la herida que hará que se retrase el crecimiento y engorde esa parte del tallo aumentando la producción de los cogollos de ese rama. Al mismo tiempo al doblar siempre hacia afuera conseguimos abrir la planta para que las zonas bajas reciban más luz. El doblado de la rama no debe realizarse a más de 10-15 cm desde la punta de la misma.

 

Super Cropping

 

Esta técnica de doblado se puede realizar en todas las ramas que quieras y es recomendable no hacerla con la floración muy avanzada. Es una técnica muy interesante para plantas autoflorecientes, ya que debido a la velocidad de crecimiento de estas variedades aplicar una poda puede ser contraproducente y el doblado causará menor estrés y la recuperación será más rápida.

A continuación puedes ver un video explicativo de nuestros amigos de notasdehumo.com

 

Poda RIB:

En realidad esta técnica no es una poda exactamente, ya que no se realiza ningún corte en la planta. Es una técnica delicada y arriesgada que sólo recomendamos para cultivadores con gran experiencia ya que podemos echar a perder el cogollo o incluso producir daños irreparables en las plantas.

Consiste básicamente en quemar los pistilos superiores de los cogollos provocando una mutilación que multiplica las divisiones celulares haciendo que el cogollo se hipertrofie y alcance un mayor tamaño y producción. De ahí proviene su nombre en inglés “Righ I Burn”.

Podemos realizar la técnica RIB cuando los cogollos hayan alcanzado su forma definitiva y comienzan a engordar y madurar.

 

Poda RIB

 

Saber cómo podar plantas de marihuana correctamente puede suponer la diferencia entre una producción aceptable y una producción extraordinaria.

Para aprender a realizar las principales técnicas de poda y convertirte en un cultivador de marihuana experto te recomiendo probar diferentes podas en varias de tus platas para ver las diferencias en cuanto a producción y saber que poda es la mejor para cada tipo y variedad de cannabis. En pocos cultivos sabrás que poda necesitan las plantas de tu variedad favorita.

 

Adelante con tu cultivo y a podar!!

 

Carlos Bio

Carlos Bio, Biólogo de cosechando.es

Fuente: Carlos Bio Cosechando.es

Fecha: Marzo 2015