En este artículo os vamos a enseñar detalladamente como regar la marihuana que cultivamos en maceta.

Uno de los factores más importantes para obtener cosechas abundantes en nuestros cultivo de cannabis es el riego. Una correcta técnica a la hora de regar es fundamental para el correcto desarrollo de las raices que a la postre serán las responsables de la correcta alimentación y salud de las matas.

 

La calidad del agua de riego…

Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que la calidad de nuestro agua de riego es la mejor posible. El primer consejo, sobre todo cuando las platas son pequeñas,  es dejar reposar el agua del grifo al menos 24 h para que el cloro que contiene se evapore.

Medidor de pH

Otra cuestión a tener en cuenta es la temperatura del agua, que no debe ser ni demasiado fría ni demasiado caliente, siendo ideal una temperatura de entre 18 y 20 ºC.

Una EC (electroconductividad) de entre 0,1 y 0,4 es perfecta como agua de partida. En zonas con aguas duras (calcáreas) como el levante español, la Ec del agua del grifo en ocasiones puede alcanzar valores de hasta 1-1,5 , por lo que será necesario rebajar le Ec del agua mezclandola con agua de osmosis para rebajar el valor de Ec, ya que si es muy alto impedirá que podamos añadir la cantidad deseada de fertilizantes, corriendo el riesgo de sobrefertilizar las plantas y provocando depósitos de sales que evitarán una correcta y equilibrada absorción de nutrientes por parte de las raíces.

El nivel de pH del agua de riego debe estar en torno a 6.0, dependiendo del medio de cultivo y los fertilizantes que usemos. Valores por debajo de 5.5 o por encima de 6.8 pueden provocar problemas de carencias o excesos relacionadas con la incorrecta asimilación de determinados nutrientes.

 

Cuando debemos regar…

Una de las claves para obtener buenos resultados en el cultivo de cannabis es saber cuando es el momento de regar nuestras plantas. Hay varios trucos que podéis utilizar, pero el más seguro es pesar la maceta para ver si aún contiene agua o no. Al principio nos costará determinar si el sustrato se ha secado lo suficiente, pero poco a poco sabremos exactamente si la maceta ya está seca simplemente pesándola.

SustratoCuanto más capacidad tengan las macetas, más aguantarán con el sustrato húmedo y menos frecuentemente tendremos que regar. Eso sí, las condiciones atmosféricas y sobre todo el estado de las plantas influirán en gran medida en que esta frecuencia sea mayor o menor. Unas plantas sanas son capaces de absorver grandas cantidades de agua por las raíces y evaporarla por los estomas de las hojas. Si una planta “bebe” poco puede ser el sintoma de algún problema en el balance hídrico relacionado con la  zona radicular.

Como termino medio y teniendo en cuenta estas consideraciones previas podemos decir que una planta en plena floración en una maceta de 5,5 litros será conveniente regarla aproximadamente con 1,5 litros de agua, con 2 litros en el caso de cultivar en macetas de 7 litros y con al menos 3 litros de agua en las de 11 litros. Insisto en que estas son cantidades orientativas para un cultivo clásico de interior en sustrato de tierra, cada armario o sala de cultivo tiene unas condiciones ambientales diferentes que exigirán más o menos cantidad de agua de riego.

 

 

Como regar la marihuana…

Es muy importante la técnica empleada para regar plantas de marihuana en maceta y debe ser diferente en las distintas etapas de las plantas.

Los primeros días de vida de las plántulas las raíces están muy poco desarrolladas y absorverán el agua que necesitan a traves de las hojas. Una humedad superior al 80 % hará que el agua se condense sobre las hojas facilitando su absorción. Un invernadero pequeño nos servirá para mantener esta humedad alta sin necesidad de regar el sustrato, que se mantendrá húmedo y esponjoso.

Las dos primeras semanas de crecimiento es aconsejable regar con un pulverizador para evitar compactar el sustrato y mantenerlo bien oxigenado. En este periodo debemos evitar riegos demasiado abundantes que puedan encharcar el sustrato e impedir que las raíces respiren.

 

PulverizadorPulverizador a presión

 

Cuando las plantas hayan crecido y sus necesidades de agua aumenten debemos hacer riegos abundantes pero de forma pausada y con una regadera o similar que haga un efecto lluvia y no compacte el sustrato. Regar con poco agua y muy frecuentemente no es recomendable ya que a las plantas de marihuana les gustan los riegoa abundantes y pasar por un breve periodo de sequía para desarrollar correctamente las raíces.

Al final del periodo de floración las necesidades hídricas de las plantas disminuyen considerablemente, por lo que debemos disminuir la cantidad de agua de riego. además es muy aconsejable realizar un lavado de raíces para eliminar los restos de fertilizante que pueda quedar en la maceta y evitar así sabores y olores no deseados al consumir el producto final.Botella

En ocasiones cuando el sustrato está demasiado seco el agua de riego se pierde por debajo de la maceta sin empapar el sustrato. En este caso debemos regar muy lentamente empapando todo el sustrato poco a poco. Un buen truco que aprendí hace tiempo es utilizar una botella de plástico de boca lo más ancha posible y hacer agujeros con una aguja o alfiler en el tapón. Dependiendo del calibre de los agujeros que hagamos, tendremos desde una fina lluvia hasta un buen chaparrón, podemos incluso tener varios tapones con agujeros más o menos grandes para las distintas fases de las plantas. Comento esto porque la mayoría de las regaderas tienen unos agujeros demasiado grandes y tienden a ir compactando el sustrato con cada riego.

Una técnica muy aconsejable es dejar drenar por debajo de la maceta hasta el 10 % de la cantidad de agua que utilicemos. Esto ayudará a arrastrar los posibles depósitos de sales que puedan ir acumulandose en el sustrato y evitará carencias o excesos relacionados con fluctuaciones del pH en el sustrato.

 

Espero que este artículo os ayude y os resuelva las dudas que podáis tener de como regar la marihuana. Si conseguís que vuestro sustrato se mantenga sano, esponjoso y aireado hasta el final de vuestro cultivo, las plantas os lo agradeceran con una buena y abundante floración.

 

Un saludo socios!!

 

 

Carlos Bio

Carlos Bio, Biólogo de cosechando.es

Fuente: Carlos Bio Cosechando.es

Fecha: Mayo 2013