Cultivar semillas autoflorecientes 1

Cultivar semillas autoflorecientes

 

Cultivar semillas autoflorecientes

 

Muchos de vosotros nos habéis escrito pidiendo información sobre como cultivar semillas autoflorecientes…Como siempre vamos a intentar compartir nuestra experiencia cultivando este tipo de plantas, que están llamadas en pocos años a desbancar del top ventas a las feminizadas convencionales gracias a su rápidez y facilidad de cultivo…o al menos eso nos venden los bancos de semillas. Veamos si esto es del todo correcto.

Efectivamente las variedades autoflorecientes son mucho más rápidas en florecer y estar listas para la cosecha. La mayoría de las semillas autoflorecientes germinan y en apenas 70-75 días son capaces de producir plantas cubiertas de cogollos. La principal características de estas genéticas es la capacidad que tienen de florecer bajo cualquier circunstancia lumínica, sin necesidad de cambiar de ciclo de luz de 18/6 a 12/12 en el caso del cultivo de interior y también capaces de florecer en cualquier época del año en el caso de plantar en exterior.

Hasta hace poco tiempo las variedades auto no alcanzaban la producción de sus hermanas no autoflorecientes. Esta circunstancia, unida a la menor cantidad de THC que contenían, hacía que muchos cultivadores no se decidieran a aprovechar la rápidez y facilidad de cultivo de este tipo de plantas. Actualmente y tras años de trabajo de selección y cruces, varios bancos de semillas han conseguido criar variedades autoflorecientes de gran producción y porcentajes de THC cercanos, si no superiores en muchos casos, a variedades convencionales fotodependientes. Me gustaría destacar el excelente trabajo realizado por dos bancos de semillas españoles que nos sorprenden cada año con mejores y más potentes variedades autoflorecientes. Dinafem con sus nuevas variedades Auto XXL y Sweet Seeds con sus atractivas genéticas auto de 4ª generación.

Pero vamos a lo que importa…como cultivar con garantías semillas autoflorecientes de calidad. Os voy a dar unos consejos para conseguir buenos resultados cuando escogemos este tipo de genéticas, ya que no son tan fáciles de cultivar como aparentan.

Lo primero es escoger un método de geminación adecuado y que nos garantice que todas o casi todas las semillas saldrán adelante y empezarán su ciclo de vida fuertes y sanas. El método de germinación en servilleta o la germinación en Jiffys son las mejores maneras de empezar tu cultivo. Ambos son métodos fáciles y siguiendo unas pautas concretas no tendremos problemas a la hora de plantar nuestras semillas de marihuana.

 

 

 

 

La clave del éxito cuando cultivamos autoflorecientes son los primeros 15-20 días. Son estas 3 semanas en las que la planta va a desarrollar su sistema radicular y a producir ramas y nuevos brotes que luego se convertiran en cogollos cargados de resina. Al igual que las variedades feminizadas convencionales, una vez que se inicia la floración las plantas dejan de crecer e invierten toda su energía en florecer y engordar los cogollos. Es decir que el tamaño que alcancen las plantas cuando se inicie la floración, apenas va aumentar. Esto es así también para las variedades auto, por lo que es importante no tener ningún problema durante estas 3 primeras semanas de vida de las plantas.

Las semillas autoflorecientes una vez que germinan comenzarán su ciclo de crecimiento y se desarrollarán a toda velocidad, superando de largo la altura y porte de las variedades convencionales. Este crecimiento rápido apenas durará 3-4 semanas en las plantas autoflorecientes, independientemente del momento del año o de las horas de luz que reciban. Una vez iniciada la floración, este crecimiento explosivo se irá ralentizando hasta detenerse completamente para dar paso a una fase en la que los cogollos se desarrollarán como en cualquier variedad de cannabis.

 

 

Plantas de Big Devil XL, variedad autofloreciente de Sweet Seeds

 

No es aconsejable realizar transplantes como habitualmente se hace con variedades feminizadas no autoflorecientes. Lo mejor es pasar a la maceta definitiva en cuanto hayan enraizado correctamente. Una maceta de buen tamaño soportará el rapidísimo crecimiento que experimentan las raíces.

A menos que tengas experiencia con variedades autoflorecientes concretas y hayas experimentado diferentes técnicas de poda con éxito, lo normal es no realizar ningun tipo de poda. Evitaremos así situaciones de estrés que pueden ralentizar el crecimiento.

Por último debemos controlar a la perfección el pH y la Ec del agua de riego. Sobre todo durante las primeras semanas de vida. Evitar carencias o sobrefertilizaciones durante el breve periodo de crecimiento es clave para conseguir plantas de buen porte.

 

En resumen podemos decir que lo más importante a la hora de cultivar semillas autoflorecientes es conseguir que las primeras 4 semanas las plantas se desarrollen en las mejores condiciones. Para ello es muy importante mantener una humedad alta y una temperatura constante de unos 24 grados. Debemos evitar cualquier tipo de situación de estrés como podas o transplantes. Recordad controlar la calidad del agua de riego para evitar problemas de sobrefertilización o carencias.

 

Espero que os animéis a cultivar variedades autoflorecientes si aún no lo habéis hecho. Para bien o para mal son el futuro!!

 

Video:

 

 

Carlos Bio, Biólogo de cosechando.es

Fuente: Carlos Bio Cosechando.es

Fecha: Agosto 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *