Tratamiento preventivo en el cultivo de marihuana

 

Una de las claves del éxito en el cultivo interior de marihuana es la prevención contra las plagas más comunes de insectos y los ataques fúngicos más característicos de este tipo de cultivo de cannabis. Es indispensable mantener siempre una limpieza escrupulosa de las zonas de cultivo y efectuar regularmente, y esto es muy importante,  algún tipo de tratamiento preventivo contra este tipo de problemas relacionados con insectos y hongos.

 

           

 

Nosotros os vamos a recomendar un tratamiento preventivo sencillo y eficaz  contra hongos y plagas. Para ello vamos a utilizar el aceite de Neem y el Propolix (propoleo), dos productos 100 % naturales que no van a tener efecto alguno sobre las cualidades organolépticas del producto final. En el mercado tenemos múltiples posibilidades igual de naturales y ecológicas como el jabón potásico, la harina de neem, incluso algunos más específicos como el oidioprot o el botryprot. Por no hablar de los numerosos remedios caseros que podemos consultar fácilmente en foros y blogs en internet.

 

 

Debemos tener claro que esto no nos libra completamente del ataque de hongos y plagas, pero sí reduce considerablemente las probabilidades de tener problemas de este tipo. Si sufrimos un ataque fúngico (oidio, botritys, mildium, etc..) o una plaga persistente, comenzar el tratamiento preventivo no será efectivo y habrá que aumentar las dosis o incluso utilizar otros productos más específicos y potentes.

 

También te recomendamos utilizar algun tipo de trampa para insectos, como tiras atrapa-insectos. Las encontrarás en varios colores, con distinta especificidad para varios tipos de plagas. Son especialmente efectivas contra individuos  adultas de varias plagas muy comunes en el cultico interior de marihuana.

Recuerda que el mejor preventivo son unas plantas sanas, un seguro contra plagas y sobre todo contra hongos.

Tratamiento:

Vamos a realizar 2 o 3 ciclos preventivos dependiendo de la duración del ciclo de floración, 2 para variedades de corta floración y 3 para variedades de larga duración (más de 75 días de floración), cada uno de ellos con tres aplicaciones. Estos ciclos, son de unos 7-10 días, es decir, la primera aplicación sería el día 1 del ciclo, la segunda el día 3 y la tercera el día 7. (lo importante es que en el ciclo de 10 días hagas las tres aplicaciones o como mínimo 2).

Ciclo 1: A principio del ciclo de crecimiento (20-25 días desde inicio crecimiento).

Ciclo 2: A principio de la floración (10-15 días desde inicio floración).

Ciclo 3: A mitad del ciclo de floración (30-40 días desde inicio de floración, dependiendo de la variedad).

Ciclo preventivo 1 (20 días desde inicio crecimiento):

Aplicación 1:  2 ml/l de aceite de Neem y 1,5 ml/l de Propolix. Ambos en el riego (o fertirriego).

Aplicación 2:  1,5 ml/l de aceite de Neem y 1,5 ml/l de Propolix. Ambos en pulverización abundante. (Yo suelo utilizar 2 litros de agua por metro cuadrado).

Aplicación 3: Igual que aplicación 2

Ciclo preventivo 2 (día 10 de floración):

Aplicación 1:  2 ml/l de aceite de Neem y 2 ml/l de Propolix. Ambos en el riego (o fertirriego).

Aplicación 2:  1,5 ml/l de aceite de Neem y 2 ml/l de Propolix. Ambos en pulverización abundante. (Yo suelo utilizar 2 litros de agua para 14-16 plantas).

Aplicación 3: Igual que aplicación 2

Ciclo preventivo 3 (día 30-40 de floración)*: Igual que el ciclo preventivo 2.

*Solo variedades con largos periodos de floración (híbridos con predominancia sativa y sativas puras).

 

Carlos Bio, Biólogo de cosechando.es

 

Fuente: Carlos Bio Cosechando.es

Fecha: Noviembre 2012